Hombres del Poder

Jueves 2 de septiembre de 2021
hombresdelpoder.com
Arturo de Las Fuentes

Opinión de las Fuentes

Por: Arturo de Las Fuentes

Salud en la frontera

La pandemia por COVID-19 ha puesto de manifiesto una necesidad básica de los Estados: contar con sistemas de salud fuertes y resilientes, capaces de brindar atención médica a toda la población, sin importar la tendencia política prevaleciente; en este tenor, la presente columna tiene por intención atender un espacio socio-demográfico, en el que convergen dos sistemas de salud completamente divergentes, y en el que, curiosamente, las poblaciones se encuentran estrechamente interconectadas hasta en temas de turismo médico: la región fronteriza entre México y Estados Unidos, para lo cual, se requiere de una actuación institucional coordinada para hacer frente a las necesidades de las poblaciones en momentos coyunturales como el que estamos viviendo actualmente.

Los sistemas de salud de ambos países tienen estructuras e instituciones que operan de manera muy distinta: en México existe una cobertura de salud pública por parte del estado, en donde operan de manera paralela las instituciones privadas acorde con la capacidad económica de la población. Los centros hospitalarios de especialidades se encuentran centralizados y ubicados en la Ciudad de México y los grandes centros urbanos del país.

Por su parte, en Estados Unidos prevalece el servicio médico privado, definido en función de la capacidad económica de la población, siendo uno de los más caros del mundo; casi el 50% del gasto en salud proviene de fondos privados (hogares y empresas privadas); mientras que la otra mitad proviene principalmente del gobierno federal, y en menor medida de los gobiernos estatales y locales.

Si bien se puede acceder fácilmente a servicios de especialidades prácticamente en cualquier estado, los únicos servicios financiados con fondos públicos son Medicare y Medicaid, que cubren a personas mayores de 65 años, minusválidos y personas de escasos recursos.

Los esfuerzos de cooperación entre los gobiernos de México y Estados Unidos en materia de salud, se venían gestando desde principios del siglo XXI, con la creación, en julio de 2000, de la Comisión de Salud Fronteriza México-Estados Unidos (CSFMEU), un organismo binacional constituido con la finalidad de identificar y evaluar los problemas de salud que afectan a la población fronteriza, así como facilitar las acciones para la atención de los mismos.

Esto incluía, por un lado, la atención de temas esenciales, como la promoción de la salud y prevención de enfermedades; pero también, impulsar la generación y difusión de investigación en temas de salud fronteriza creando vínculos de colaboración y cooperación importantes con grupos sociales, públicos y privados locales y binacionales.

Para ambos países, este esfuerzo representó un beneficio mutuo, sobre todo para México, considerando que, los elevados costos del sistema de salud en Estados Unidos y los estándares de calidad de algunos centros hospitalarios en México hacen que muchos estadounidenses crucen la frontera para hacer turismo médico.

Sin embargo, en 2017, con la administración del presidente Donald Trump se desactivó por completo la Comisión de Salud de lado americano, cerrando sus oficinas en El Paso, Texas, y devolviendo su presupuesto al Departamento de Salud y Servicios Humanos de la Oficina de Global Affairs.

De lado mexicano, la Comisión de Salud de la Frontera México – Estados Unidos continuó trabajando, a pesar de la falta de fondos y de coordinación con su contraparte. El retiro de la cooperación binacional para la salud pública en la frontera representó un duro golpe para el sector en la región fronteriza, sobre todo porque las dinámicas en esta materia se venían manteniendo en una constante interdependencia.

La crisis sanitaria por la pandemia COVID-19 puso de manifiesto la necesidad de recuperar el nivel de coordinación interinstitucional a través de organismos, como la Comisión de Salud, con la capacidad y el poder para comunicar, colaborar y coordinar respuestas en el área fronteriza, trabajando con los profesionales de salud pública y servicios humanos de México, con el fin de proteger a los ciudadanos de ambos países, mientras a la vez se promovía una buena voluntad en el proceso.

arturo@crucesypuentesinternacionales.com

Columnas

Senado de la República


Monreal recibe a gobernador Barbosa en el Senado

Más información

Foto del día


Así fue el desfile militar en CdMx

Entre militares, aviones, banderas mexicanas, cañones, países invitados y el fervor, se llevó a cabo el Desfile Militar para conmemorar el 211 aniversario de la Independencia de México.