Hombres del Poder

Jueves 22 de julio de 2021
hombresdelpoder.com
Arturo de Las Fuentes

Opinión de las Fuentes

Por: Arturo de Las Fuentes

Demografía fronteriza México-Estados Unidos

Uno de los elementos coyunturales en el estudio de la frontera México – Estados Unidos, lo constituye la demografía, analizada desde el punto de vista de la interacción de dos sistemas demográficos completamente distintos, pero en constante convergencia y complementariedad. Para ello, conviene definir la región fronteriza entre México y Estados Unidos, para lo cual, en este artículo se tomará como base el número de condados y municipios existentes en el límite territorial entre ambos países.

En total la región fronteriza se compone de 38 municipios de lado mexicano, y 23 condados de lado americano, los cuales albergan una población de 15,481,625 habitantes. Los 38 condados y municipios fronterizos de lado mexicano tienen una población total de 7,634,967 habitantes, la cual representa el 6% del total de la población nacional; mientras que los 23 condados de lado americano, tienen un total de 7,846,658, lo cual representa el 2.36% del total de la población nacional estadounidense.

En general, se puede decir que, si bien la población es relativamente similar en cuanto al número de habitantes en ambos lados, la distribución de la misma a lo largo de región fronteriza entre México y Estados Unidos es muy heterogénea, ya que por un lado encontramos las grandes ciudades que concentran la mayor parte de la población que habita en dicho espacio, y por otro, se encuentran grandes espacios de territorio prácticamente despoblado.

La distribución al interior de cada país está determinada por una serie de factores, entre los cuales podemos citar, la misma geografía, que va desde desiertos, zonas montañosas, ríos y mantos acuíferos; por otro lado, las actividades económica, esencialmente la maquila, que conlleva a un tercer factor, que es el intercambio comercial y las rutas por las cuales se lleva a cabo éste entre los dos países; finalmente, derivado de todo lo anterior se encuentra la infraestructura, en materia de desarrollo urbano, ordenamiento territorial y la misma infraestructura binacional en materia de cruces y puentes internacionales, que permite tener un intercambio de mercancías, capitales y personas entre ambos países.

Los municipios con mayor población por entidad fronteriza son: Tijuana y Mexicali, en Baja California; Nogales, y San Luis Río Colorado, en Sonora; Juárez, en Chihuahua; Piedras Negras y Acuña, en Coahuila; y finalmente, Reynosa, Matamoros y Nuevo Laredo, en Tamaulipas. Estos 11 municipios concentran el 89% (6,796,899 habitantes) del total de los municipios que conforman la región fronteriza.

De lado americano, los condados más poblados son: San Diego, en California; Yuma y Cochise, en Arizona; Doña Ana, en Nuevo México; y finalmente, Hidalgo, El Paso y Cameron, en Texas. Estos 7 condados, concentran el 76% de la población total de los condados fronterizos de Estados Unidos con México.

Vale la pena señalar que estos municipios y condados albergan la mayor parte de las ciudades gemelas existentes en la frontera México – Estados Unidos. La dinámica de la población fronteriza es única en la región, así como en el mismo sistema internacional, lo cual ha permitido el auge y desarrollo de corredores binacionales de población, cruce y actividad económica en la frontera, entre los que destacan: Tijuana-San Diego, en donde el cruce de San Isidro es el más importante en cuanto a personas con más de 24 millones de cruces anuales, Piedras Negras-Eagle Pass, el más importante en carga ferroviaria, Laredo-Nuevo Laredo, que es el cruce más importante de mercancías con 25.94% del total de las exportaciones mexicanas a Estados Unidos, así como Mexicali-Calexico, Nogales-Nogales, Juárez-El Paso, Acuña-Del Río, Reynosa-McAllen y Matamoros-Brownsville, por mencionar algunos.

Estos corredores mantienen una fuerte actividad de intercambio de mercancías, capitales y personas; una predominancia de población hispana con más del 30% de la población total en cada uno de los estados fronterizos de Estados Unidos, por lo que el idioma más hablado de la zona es el español; finalmente, un desarrollo económico desigual, en donde las ciudades fronterizas mexicanas son más grandes y con una actividad económica mayor que las estadounidenses.

De la mano del crecimiento económico de la región durante las últimas décadas, el crecimiento demográfico ha sido una constante, lo cual implica un reto importante para los gobiernos locales, toda vez que las dinámicas fronterizas rebasan, en muchas de las ocasiones, los planteamientos formales en materia de políticas públicas, como lo es el desarrollo urbano y el ordenamiento territorial, la regulación de usos del suelo, y el correcto aprovechamiento de los recursos, con una visión de sostenibilidad.

Finalmente, estos corredores de población consolidan a la frontera como un área de contrastes, pero también como un área de oportunidad para el desarrollo de ambos países, para lo cual se requiere fortalecer una actitud que fomente la cooperación y una mayor competitividad de la región.

arturo@crucesypuentesinternacionales.com

Columnas

Senado de la República


Canal del Congreso se renueva: presentan nuevas producciones y series

Más información

Foto del día


Se enciende la llama olímpica

Nacida en Japón de padre haitiano, la tenista Naomi Osaka fue la encargada de encender el fuego en el Estadio Nacional.

Más información