Hombres del Poder

Jueves 4 de febrero de 2021
hombresdelpoder.com
Arturo de Las Fuentes

Opinión de las Fuentes

Por: Arturo de Las Fuentes

Agenda económica y frontera

La investidura del presidente número 46 de Estados Unidos, Joe Biden, representa una nueva era en la historia estadounidense contemporánea, así como en la relación bilateral con México. Los retos son grandes y la agenda, ya de por si compleja, está marcada por una serie de temas coyunturales, cómo la pandemia, el cierre de la frontera y la recesión económica producida por esta, además de la migración y otros temas que han escalado en los últimos años, y que demandan estrategias y acciones inmediatas para hacer frente a estas.

El instrumento más importante que deberá desarrollar el nuevo ejecutivo estadounidense es la política económica del país. Las prioridades las ha dejado claras el nuevo titular del ejecutivo estadounidense: hacer frente a la pandemia, un mayor gasto en infraestructura, el combate al cambio climático, proveer un seguro médico estatal, así como el aumento de impuestos a empresas y altos patrimonios.

Sin duda algo ha quedado claro: todos estos temas son interdependientes y demandan estrategias y acciones complementarias para reactivar la economía estadounidense. Sin embargo, para efectos de esta columna, vale la pena resaltar el sector de la infraestructura, que impactará directamente en el desarrollo de la frontera México - Estados Unidos.

Respecto a este tema, el presidente electo ha manifestado cinco ejes fundamentales: sostenibilidad, tecnología, impuso del ferrocarril, modernización del espacio aéreo y reparación de vías.

El nuevo presidente estadounidense ha mostrado su interés por construir infraestructuras más resilientes y reducir las emisiones de efecto invernadero, a través de acciones como la modernización de la red eléctrica del país, la instalación de 500,000 puntos de carga para vehículos eléctricos, así como una nueva generación de tecnologías para camiones, barcos y aviones, basada en la reducción de las emisiones.

A esto se suma la actualización del sistema de intercambio comercial, que incluye la visión de los corredores de mercancías, las instalaciones de cambio intermodal y los puertos. Para ello, propone el fortalecimiento del transporte ferroviario de mercancías, en términos de intermodalidad como en la mejora de los tiempos de tráfico, la electrificación del sistema y la ampliación de la extensión de los corredores existentes.

Es justamente en este punto, y en convergencia con la nueva visión de la política económica estadounidense, en donde se abre una nueva área de oportunidad para la consolidación de la frontera México - Estados Unidos como un área estratégica de desarrollo binacional.

El dinamismo comercial que ha mantenido durante las últimas décadas ya no es suficiente para garantizar el desarrollo; se requiere la modernización de la infraestructura en materia de cruces y puentes internacionales, que vaya más allá de la visión convencional y permita sentar los cimientos para la generación de una frontera inteligente y automatizada en los procesos de intercambio de mercancías, capitales y personas, a la vez que sea sostenible en sus operaciones y amigable con el medio ambiente.

Sin duda se trata de un reto enorme, ya que es la primera vez en la historia contemporánea que se están integrando los ejes de infraestructura, tecnología y medio ambiente, con miras a fortalecer la competitividad de la región y garantizar la neutralidad climática en las siguientes décadas.

Finalmente, ello demanda que los proyectos de infraestructura binacional contemplen una visión integral y que vayan más allá del espacio físico, para integrar el área operativa y la gestión binacional como ejes fundamentales para promover la sostenibilidad en la materia.

arturo@crucesypuentesinternacionales.com

Columnas

Senado de la República


Recato y prudencia" pide Ricardo Monreal a la CFE

Más información

Foto del día


Llega al funeral una botarga de queso Oaxaca

En Oaxaca apareció una peculiar botarga de queso en una ceremonia fúnebre y se robó la atención de los presentes. Podría parecer extraña esta escena, sin embargo, para los pobladores del sitio fue todo un homenaje para Carlos Santiago Gómez, quien era el dueño de una cremería en este sitio.