Hombres del Poder

Jueves 19 de diciembre de 2019
hombresdelpoder.com
Arturo de Las Fuentes

Opinión de las Fuentes

Por: Arturo de Las Fuentes

T-MEC y negociaciones laborales

Sin duda alguna, las negociaciones sobre el nuevo tratado de libre comercio entre México, Estados Unidos y Canadá han sido un proceso largo y complejo, fundamentado principalmente en un contexto de interdependencia asimétrica, que refleja intereses contrapuestos que van desde la competencia hasta la cooperación.

La estrategia utilizada por el gobierno estadounidense ha sido agresiva, sorpresiva y en algunas ocasiones amenazante; las últimas acciones unilaterales complican el proceso y enrarecen el ambiente, dificultando el diálogo entre los participantes y condicionando la cooperación a los intereses propios.

Y es que la propuesta de incluir inspectores en materia laboral en México era una iniciativa estadounidense que ya se había puesto en la mesa durante la negociación del T-MEC, la cual fue rechazada por México, estableciendo en su lugar, por consenso entre los participantes, paneles con jurisdicción regional como el vehículo para solucionar controversias laborales.

Sin embargo, el gobierno estadounidense está intentando incluir en el acuerdo comercial, a través de la vía legislativa (iniciativa HR5430) una ley secundaria que contempla la designación de inspectores para vigilar que México cumpla adecuadamente con la reforma laboral en materia salarial, a través de hasta cinco agregados a su embajada para que vigilen la implementación de la misma.

México cuenta con los mecanismos diplomáticos para contrarrestar la medida, fundamentándose en la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, que le da la libertad de otorgar el visto bueno a los nombramientos de agregados laborales, así como de retirárselo en cualquier momento durante el ejercicio de sus funciones diplomáticas.

En este sentido, se debe tener cuidado de que, lo que hasta ahora se había mantenido como una negociación que pretendía centrarse en la obtención equilibrada de beneficios, fundamentada en el establecimiento de mecanismos recíprocos en defensa de los intereses nacionales, se convierta en una negociación distributiva, de suma cero, que va en contra de la buena voluntad con la que se había llegado a los acuerdos iniciales, y que pone de manifiesto la intención de la potencia de la región, para establecer los límites del proceso y subordinar los intereses de los otros dos países miembros.

Y aun cuando cuenta con los mecanismos para hacer frente a la medida, lo relevante de esta propuesta estadounidense es que afectaría no sólo el ejercicio del tratado, sino el proceso de negociación en su conjunto, que se podría ver desvirtuado en cualquier momento por acciones unilaterales de cualquiera de las partes.

Finalmente, considerando lo anterior, insisto en la necesidad de desarrollar una negociación integral, fundamentada en la cooperación, y no en la subordinación, para lo cual se requiere que México desarrolle una postura activa, con objetivos claros, metas definidas y una visión a corto, mediano y largo plazo, a fin de evitar que los procesos se salgan de control y todos los participantes puedan obtener beneficios, con los menores costos posibles.

Los visión de corto plazo deberá centrarse en reconstruir los procesos de negociación, la de mediano en la implementación del tratado, mientras que la visión a largo plazo deberá incluir el desarrollo, para el presupuesto de 2021, de un nuevo programa de infraestructura fronterizo para cubrir las necesidades comerciales de la próxima década (2020-2030), con base en las proyecciones de cómo se incrementará el comercio México-Estados Unidos en ese periodo de tiempo, los tipos de productos que se comerciarán, así como la necesidad de explorar y generar propuestas para la creación de nuevos cruces y puentes internacionales, además de ampliar y modernizar la infraestructura existente, a fin de no interrumpir la inercia de crecimiento que se tiene en la frontera.

arturo@crucesypuentesinternacionales.com

Columnas

Senado de la República


Monreal acusa incongruencia en impugnación a revocación de mandato

Más información

Foto del día


La muñeca del juego de "El juego del calamar" es real

Se trata de una figura que sirve como estatua de bienvenida de un museo de carruajes de caballos llamado Macha Land y que está en el condado de Jincheon-gun, situado en Chungcheong del Norte, solo a tres horas de distancia de Seúl en coche. Los productores de 'El juego del calamar' la pidieron prestada para la ficción y fue devuelta después al museo, aunque faltándole una mano.