Hombres del Poder

Jueves 22 de agosto de 2019
hombresdelpoder.com
Arturo de Las Fuentes

Opinión de las Fuentes

Por: Arturo de Las Fuentes

Violencia en la frontera

El ataque perpetrado contra la comunidad mexicana hace unas semanas en El Paso, Texas, aunado al discurso y acciones anti inmigrante de los últimos días, nos invita a reflexionar sobre qué es la violencia, sus diferentes intensidades, su utilización para fines políticos y la forma en cómo hacerle frente.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la violencia se define como el uso deliberado de la fuerza física o el poder, ya sea en grado de amenaza o efectivo, contra uno mismo, otra persona, grupo o comunidad, que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastornos del desarrollo o privaciones.

La violencia posee tantas expresiones como capacidad de acción del hombre. La violencia física es la más reconocida, pero no es la única; la mentira, el engaño, la falacia y la tergiversación poseen los mismos efectos y llegan a causar el mismo nivel de daño que un ataque físico perpetrado.

La violencia se presenta en distintos ámbitos y se ha convertido en una de las principales causas de muerte para las personas de entre 17 y 44 años de edad; siendo la violencia colectiva, una de las que mayor crecimiento ha mostrado en los últimos años, impactando considerablemente en las estructuras de las sociedades.

Durante las últimas décadas, el uso de la violencia ha sido una herramienta de la que se ha valido el individuo para conseguir determinados fines. Uno de ellos es el político, en donde el discurso que se maneja, por ejemplo, en las campañas políticas, incita, abierta o veladamente, a la división, confrontación, y en consecuencia a su utilización.

Esta es una de las razones por las que la violencia se ha propagado en la frontera México - Estados Unidos; sobre todo si consideramos que Estados Unidos es el país líder en ataques armados, especialmente masivos, en donde representa casi una tercera parte del total mundial; un fenómeno al que se le ha comenzado a denominar como terrorismo doméstico.

Las motivaciones son distintas: cuestiones de racismo, supremacía étnica, odio político y social, entre muchas otras que ponen en riesgo constante a comunidades enteras y que fragmentan la cohesión social en zonas como la frontera, en donde conviven armoniosamente poblaciones transfronterizas con un estilo de vida binacional.

Aunque de primera instancia se puede decir que, por la naturaleza de los ataques, las soluciones deben surgir desde el ámbito interno, lo cierto es que la cooperación es una herramienta fundamental para hacer frente a este tipo de sucesos.

Conflictos, contraposición de opiniones y divergencia de intereses siempre van a existir; pero recordemos que un conflicto sin violencia ya tiene un sentido positivo para su solución, siendo el mayor reto la capacidad de desarrollar recursos cooperativos a fin de equilibrar las tendencias competitivas excesivas.

Finalmente, es necesario que México y Estados Unidos adopten medidas conjuntas para reducir la intensidad de la violencia, por ejemplo en las dirigidas a combatir el tráfico de armas, drogas y mercancías ilícitas, pero también atender aspectos de integración social y cultural, ya que es igualmente importante promover el respeto y la integración entre comunidades diversas, así como un sentimiento de cooperación y solidaridad, en vez de competencia e irracionalidad.

arturo@crucesypuentesinternacionales.com

Columnas

Senado de la República


Instalan en el Senado primer parlamento de personas con discapacidad

Más información

Foto del día


Organilleros ahora cobran con QR

Dar una propina de forma electrónica con el escaneo de un código QR en las calles de la Ciudad de México ya es una realidad. Organilleros vieron la oportunidad de obtener ingresos pese al pretexto de "no traigo cambio", e incluso aceptan tarjetas.