Rafael Cardona
Opinión de Rafael Cardona
Por: Rafael Cardona
Periodismo y amenazas
21-Septiembre-2017
 
Personalmente nunca he tenido una. Es más, ni siquiera la he leído, ni me la han enviado. Nada, nada de nada en 47 años.

Eso debería hundirme en un estado depresivo. ¿Soy tan insignificante como para nunca haber tenido la medalla contemporánea de una amenaza?

Y debo decirlo, ni en conflictos armados ni en manifestaciones, ni en trifulcas electorales, nunca me han golpeado. Jamás me ha caído encima la furia de un granadero, bueno, ni de un manifestante de la APPO. Ni me amenazan ni me pegan. ¡Vaya reportero sin medallas! Pero como dicen los gallegos de las brujas, no creo en ellas, pero de que las hay, las hay.

Pero no queda mucho por hacer. Así me ha tratado el oficio en un país donde los peligros son muy grandes para los periodistas y sus similares y conexos y hasta para quienes dicen serlo sin verdad. La estadística mortal nos pone como si fuéramos un país en guerra.

Bueno, hasta hay oficinas especializadas en la Procuraduría de la Justicia o las Comisiones de Derechos Humanos para poner entre algodones a los periodistas quienes (¿sabe usted?) somos la encarnación del Derecho a la Información y la Verdad. Ni más ni menos. ¿Cómo la ve, mi buen?

Hay instituciones para cuidarnos, ponernos escoltas e implantar para nosotros medidas cautelares. Pero como lo cautelar no quita lo valiente, mis compañeros de oficio siguen en sus líneas editoriales y como diría el señor Johnny Walker, caminan tan campantes con la cara al sol, como debe ser.

Sin embargo (antes de todo esto) yo sufrí de cerca la muerte de un colega.

No sólo un hombre de mi propio oficio (cuya cercanía afianzó mi vocación y condujo mi aprendizaje); un amigo, un cercano muy próximo; un tutor, un maestro a quien cuatro tiros por la espalda (sin previas amenazas ni tuits intimidantes, pues en aquel tiempo ni los había) lo enviaron al otro mundo sin darle siquiera oportunidad de sacar su eterna e imprescindible e inútil escuadra.

Manuel Buendía fue asesinado a plena luz de la tarde (sin advertencias, insisto) en una de las principales avenidas de la Ciudad de México y a pesar de todo el escándalo generado por la captura del autor intelectual de su muerte, nunca se supo bien a bien el móvil del crimen.

Fue para evitar la publicación de las narco relaciones de la Dirección Federal de Seguridad (o al menos de su cabeza) con el narcotráfico, dicen los más. Es posible, pero no es suficiente.

Ahora recuerdo un episodio.

Una tarde alguien comenzó a seguir a Buendía.

Él se percató. Lo vio al salir del restaurante donde había terminado de comer y lo advirtió nuevamente al doblar la calle. Entró a una tienda y de la caja llamó a un amigo, un policía cuyo nombre me reservo. Éste envió dos agentes a la oficina del periodista, quien reemprendió su camino con la “cola” puesta.

Los agentes con disimulo lo vieron entrar y detectaron al perseguidor, quien ingresó tras el columnista al mismo edificio de la colonia Juárez. Lo tomaron por sorpresa, lo inmovilizaron y lo interrogaron.

No era un sicario, era un policía militar, adscrito a un área de Inteligencia de la Sedena, cuya misión era “cuidar” a Buendía.

Por lo visto quienes lo cuidaban no lo hicieron con cuidado.

Hoy leo columnas donde mis compañeros hablan de las amenazas recibidas. Otros escriben sobre la fatalidad de una profesión acosada y disminuida en su respeto público. Al parecer está de moda hacerse la víctima, lo cual siempre será mejor a convertirse en mártir de las letras cotidianas.

Casi todos los amenazados señalan a Morena como el origen de las advertencias peligrosas. Yo no lo sé. Los “Morenos” no me dan confianza pero al menos a mí nunca me han dicho ni siquiera buenas tardes o malas tardes. Ni me pelan.

Hubo un tiempo cuando me soltaban puyas porque yo le decía Andrés López a don Andrés Manuel López Obrador. Pero luego les dejó de importar. A él también. Además yo no tengo la culpa; así se llama.

—¿De veras serán tan torpes para andar lanzando amenazas sin ton ni son? O con son, o con ton. O como sea.

Pero si los refranes son exactos o inexactos ésta es una oportunidad para probarlo: perro que ladra no muerde.

Pues quizá no muerda, pero como chinga… ¿Verdad, Héctor?

elcristalazouno@hotmail.com

Twitter: cardonarafael
Columnas
Ante el sismo, Peña Nieto y Mancera respondieron en forma impecable

Hasta los más críticos del gobierno de Enrique Peña Nieto y de Miguel Ángel Macera, tienen que reconocer que actuaron con rapidez, sin burocratismo, ofreciendo todo el respaldo a la población que...

[ ver más ]
La indignación, el crimen y la condición femenina

El secuestro, vejación y posterior asesinato de la joven Mara Castilla, en Puebla, la semana anterior, es algo imperdonable, abominable. No merecen esos delitos ni siquiera el intento de análisis...

[ ver más ]
El puño del silencio, el grito del sismo

Dos de las grandes similitudes entre el sismo del 85 y el del 2017, hablan de nuestras debilidades como sociedad. En el 85, 5 edificios en San Antonio Abad, en el Centro de la Ciudad de México, donde...

[ ver más ]
Borge, un último recurso para evitar extradición

No había pasado tanta agua bajo el puente desde la extradición del veracruzano Javier Duarte de Ochoa, cuando ayer, pasando las Fiestas Patrias, el gobierno de Panamá, concedió al de México la...

[ ver más ]
¿Quién dijo que los millennials son una generación perdida?

Ninguno de los chavos que masivamente salieron a ayudar a las víctimas del sismo en distintos puntos de la Ciudad de México vivió el terremoto del 85. Todavía no eran de este mundo. Pero en la...

[ ver más ]
Serrano, coordinador o Senador

Para Héctor Serrano no hay duda que Miguel Angel Mancera buscará jugar por la Presidencia de México. Su renuncia al cargo de Secretario de Movilidad, es la base que será el coordinador de la...

[ ver más ]
Rescatistas y ciudadanos: Gobierno, sí; políticos, no

No pocos intentan encontrar una razón que los haga entender por qué el 19 de septiembre fue el día de los terremotos de 1985 y 2017. La trágica, desgraciada coincidencia, alimenta fantasías y...

[ ver más ]
Sociedad e Instituciones en la ayuda a damnificados en Guerrero: HAF

Con absoluta responsabilidad y haciendo acopio de la fortaleza que debe regir el trabajo de los gobernantes, el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, hizo un balance de daños: cuatro...

[ ver más ]
Otras columnas
Bajo reserva
El Universal
Trascendió
Milenio
Itinerario político
Ricardo Alemán
Política cero
Jairo Calizto Albarrán
Cuenta corriente
Alicia Salgado
En privado
Joaquín López-Dóriga
Historias de reportero
Carlos Loret de Mola
Canelafina
Rubén Cortés
 
Más información
 
Cámara de Diputados
Transcripción de la entrevista que concedió el diputado César Camacho, coordinador del grupo parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados, durante la sesión ordinaria de hoy
Senado de la República
Senado aporta 50 millones de pesos a fideicomiso para la reconstrucción de vivienda de los afectados de los sismos
Senadores guardaron minuto de silencio por víctimas del terremoto
 
 
Síguenos en:
Un desarrollo más de Webon.mx